Mi cuerpo

patriarcado

-Aleksandra Velasquez

¿Te imaginas no poder tomar decisiones sobre tu vida personal libremente? ¿Que te critiquen o vivas con miedo de tomar decisiones que son inherente a tu vida privada? Esta situación viven miles de mujeres hoy en día en Bolivia. Sufren agresiones psicológicas y físicas por tomar una decisión que afecta a su cuerpo y su vida  solamente. Muchas incluso ponen en peligro su vida, y muchas otras la perdieron por tener la valentía de tomar esta decisión. La decisión es abortar.

El aborto es culminar el proceso del embarazo antes que el embrión o feto culmine su desarrollo intrauterino. El sistema nerviosos empieza a formarse en la semana 12 y el cerebro empieza a funcionar en la semana 32 de forma primitiva. Sin cerebro no existe conciencia ni se es por lo tanto un ser.  Abortar no es matar a nadie, el embrión es cúmulo de células que pueden llegar o no a desarrollarse en un ser humano, tengamos en cuenta que muchos embarazos no concluyen por causas no inducidas, naturales, por lo que no existe una garantía que llegue a ser un ser humano. Se podría decir en todo caso lo mismo del espermatozoide y se debería prohibir la masturbación masculina, ya que está eliminando a muchísimos posibles embriones que se podrían o no desarrollar en seres humanos. He ahí que condenar a la mujer por decidir sobre su cuerpo sobre un cúmulo de células es sancionado por la sociedad machista, pero no hace lo mismo con el hombre.

Y el argumento religioso se desvanece por sí mismo. En Bolivia la plataforma por la vida, que en realidad debería llamarse “por la muerte” porque defiende la mayor causa de muerte de mujeres, el aborto inseguro o clandestino, además de lapidarlas después con juzgamientos como los fariseos hicieron con las mujeres, indicaron que están de acuerdo que se mantengan solamente las 3 causales que ya están contempladas en el Código Penal vigente. Pero, ¿qué diferencia técnica, procedimental y quirúrgica hay en realizarse un aborto por violación y uno por decisión propia? Ninguna en lo relativo al procedimiento del aborto. En ese sentido ellos simplemente quieren imponer una restricción a la mujer porque ellos la ven como un simple objeto maquina de reproducción.

Incluso tomando sus mismo preceptos, Levítico 17:11 indica que la vida de la carne está en la Sangre. El corazón de un embrión empieza a bombear sangre entre el día 18 al 23, por lo que según sus propias creencias no tendrían que tener problemas en que una mujer aborte antes de es periodo libremente, pero como su sistema heteropatriarcal ve a las mujeres como hacedoras de hijos, simplemente les niegan ese derecho de decisión sobre su cuerpo.

Desde el marxismo y el feminismo se considera que una mujer tiene el libre derecho a decidir sobre su cuerpo ya que es un ser humano, libre y consciente, con plena autonomía sobre su cuerpo y con debe sufrir violencia social ni Estatal para decidir si tener un hijo o no, esa decisión corresponde únicamente a la persona embarazada. El Estado más bien debe garantizar que la persona que aborte, lo haga en un lugar seguro, garantizando su derecho a la vida, la salud y la dignidad que es inherente a cualquier persona.

Se debe eliminar el machismo profundizado por el capitalismo en todas su clases, por lo que legalizar el aborto libre no quiere decir se promueva u obligue al aborto, quieredecir devolver el cuerpo de las mujeres a las mismas mujeres, por lo que sean ellas mismas las que decida sobre este. También se requiere una educación a la responsabilizad. Y despatriarcalizar el cuerpo de la mujer, es decir dejar de considerar el cuerpo de la mujer como un organismo reproductivo social.

Por esta razón la lucha por el aborto es humanamente necesaria. Aún sin embargo quedan muchos temas por luchar en cuestión de género. Hombres transgénero o transexuales que se embarazan y sufren violencia y discriminación por parte de la sociedad, el Estado y profesionales de salud (médicos, enfermeras, etc.). Las dificultades que tienen las trabajadoras al momento de encontrar un empleo formal, a recibir un salario igual de los hombre por el mismo trabajo. Mujeres que por coacción psicológica del marido y la familia o por los roles de géneros impuestos por la sociedad heteropatriarcal son obligadas a depender económicamente del “jefe” del hogar teniendo que soportar sus abusos. Seguiremos luchando por tener una sociedad con ocupación plena e iguales derechos ya que ese día se habrá eliminado el machismo y el heteropatriarcado que nos impuso tal fuertemente el sistema capitalista.

“Por un mundo donde seamos socialmente iguales, humanamente libres y totalmente libres” Rosa Luxemburgo

aborto

1 Trackback / Pingback

  1. Red News | Protestation

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


13 + 20 =