En defensa del Che y el internacionalismo

che guevara bolivia

-Julio Sebastian Acasigue P.

Este artículo tiene la intención de hacer la defensa obligatoria que debieron asumir todos quienes se dicen “Guevaristas” y que no tomaron la palabra a favor del “CHE” y sus seguidores que también ofrendaron sus vidas convencidos de aportaban para la construcción de una sociedad y un hombre nuevo.

Pasado el arrebato turístico – folklórico al que oficialmente ha sido degradada aquella gesta que marcó un antes y un después hace 50 años, cabe hacer un homenaje serio también a todos los guerrilleros que “en cualquier parte del mundo” fueron perceptibles al sufrimiento de las mayorías y no dudaron en declarar la guerra al imperialismo y el colonialismo que sometía y aún somete a nuestros pueblos que viven en la pobreza, atraso y el subdesarrollo en el llamado “tercer mundo” a consecuencia de ser oprimidos y dependientes por las potencias que nos asignaron en algún momento el papel de proveedores de materias primas y de simplemente mercados en épocas neoliberales que hoy nos tiene marcados en América Latina con gobiernos populistas llamados de izquierdas igual e incluso peores en muchos de los casos, tal cual lo fueron en su momento aquellos de la derecha depredadora y parásita que sin escrúpulos se encargaron de entregar nuestros recursos naturales a las transnacionales, como lo hacen ahora quienes nos gobiernan a nombre del Pueblo Trabajador y las Culturas Oprimidas.

Los días anteriores a los actos conmemorativos al asesinato del CHE en Bolivia organizado por el Gobierno, se vio marcado por la polaridad cargada de odio que los detractores del guerrillero manifestaban públicamente con argumentos fuera de lugar. En esta oportunidad, un importante sector de la juventud y de representantes de la derecha política hacía gala de intolerancia contra la memoria de aquellos que vinieron a nuestro país con los más altruistas ideales de solidaridad y hermandad entre los pueblos, acusando sin ningún miramiento de ser una fuerza invasora que quería imponer un sistema foráneo.

Es necesario reconocer el derecho que tienen de hacer también homenaje a sus combatientes (Soldados y Oficiales) quienes formaron parte del Ejército Boliviano y combatieron a la guerrilla, porque tenían la orden de la superioridad y del Pentágono Norteamericano para hacerlo, porque además partían del principio de que se enfrentaban a la “amenaza comunista” en aquellos años durante la llamada “Guerra fría” que llevaban adelante Norteamericanos y Soviéticos, además de que los enfrentamientos tenían la intención de destruir al “enemigo” y era a muerte. Por lo tanto también va manifiesto nuestro respeto para quienes se encontraban al otro lado de la trinchera, porque al margen de la justificación que se quiera dar de justa o injusta a una guerra, simplemente existe la guerra; así que los problemas aquí no son personales.

Lo vergonzoso del asunto no solo es la mentalidad de negociantes con que planearon los actos, más lamentable es que el mismísimo Sr. Evo Morales tenga que lamer las botas de los Militares, cuando unos días antes en Vallegrande se lanzaba un discurso incendiario que bien puede ser entendido como un llamado a organizar una nueva guerrilla, olvidándose -intencionalmente- que esos mismos militares pasaron de la captura a la ejecución premeditada violando así todos los acuerdos internacionales que resalta el respeto la vida de heridos y prisioneros de guerra, pero se entiende, su “estabilidad” se la debe a los aparatos represivos por eso, tal cual reza el dicho popular ellos tienen que estar bien con “Dios y el Diablo”.

Volviendo a la acusación de que vinieron extranjeros a invadir Bolivia a la cabeza del “Castrista” Ernesto Guevara conocido como el “Che”, afirmamos que es tan falsa e hipócrita por parte de la oficialidad que en aquellos años -como lo dijo el Comandante Inti Peredo- eran los empleados de la CIA; nuestro país no solo se había convertido en el patio trasero de los Yankees, sino que la presencia e influencia de éstos, tanto en la vida política, económica y en número de personal militar en nuestro suelo, nos convertía en una Colonia en el sentido cabal de la palabra, entonces a quienes acusan de extranjeros?

Lamentablemente, las nuevas generaciones que se apropian de este discurso patriotero que aún manejan aquellos quienes se quedaron con el odio contra el “comunismo” del Siglo XX pasado y que no llegaron a superarlo en este nuevo, no se han tomado la molestia de leer o preguntar sobre la historia de nuestro país y de la gesta heroica que empezó allá por el año 1809, con una generación inmolada por abrazar la idea de una América libre del yugo Español, de la organización y la lucha guerrillera contra los ejércitos realistas, de la participación de la “Indiada” junto a sus patrones que los obligaron en muchos de los casos para combatir bajo el mando de Bolívar, Sucre, y un sinnúmero de “extranjeros” que vinieron no solo al Alto Perú, sino que antes pasaron por otras tierras del continente que ahora conocemos como Ecuador, Colombia, Perú y la Bolivia que hoy tenemos con el nombre en homenaje al Libertador Venezolano Simón Bolívar.

También debemos resaltar el apoyo de los Ejércitos internacionalistas venidos desde La Argentina para dar una mano a los guerrilleros de Charcas (que al margen de la criticada actuación que tuvieron en nuestras tierras) es para reconocer el valor que poseyeron para presentarse a combatir en tres oportunidades.

La Historia de las luchas de liberación en nuestra América Latina está sellada por la participación de hombres y mujeres que fueron a luchar más allá de los pagos donde nacieron, porque reconocían que nos unía una misma y noble causa, y un mismo enemigo al que derrotar, por eso sobresale Simón Bolívar, Antonio José de Sucre, Juana Azurduy de Padilla, Cañoto, incluso curas, militares españoles y otros europeos que decidieron apoyar la causa de los Patriotas y jamás fueron considerados invasores en ningún lugar donde ofrendaron sus vidas apoyando la liberación de nuestros pueblos.

Es oportuno dedicar nuestro sincero homenaje a todos nuestros camaradas del ELN (Ejército de Liberación Nacional) quienes en las diferentes etapas de la lucha guerrillera en Bolivia se destacaron por ser militantes Internacionalistas, que no querían imponer nada a nadie, solo estaban dispuestos a inmolarse por nuestra causa que era lograr la Liberación Nacional y la ruptura de la dependencia que nos imponen los intereses Norteamericanos.

Tal es el caso de la presencia en Ñancahuazu del mismo Che y de los cubanos, peruanos, argentinos, franceses, o durante la campaña de Teoponte, donde había presencia de compañeros chilenos, brasileños, incluso un norteamericano; de igual manera durante la resistencia a la dictadura banzerista con el PRTB y la solidaridad con los hermanos argentinos y en la Comisión Político Militar Néstor Paz Zamora (CNPZ) del ELN de 1990 militantes asesinados “democráticamente” que eran internacionalistas, como lo fue Miguel Nortffuster, Evaristo Salazar, Luis Caballero Inclán y Oswaldo Espinoza Gemio que combatieron contra las fuerzas de ocupación norteamericanas en el Líbano, también estuvieron en el Perú, Chile, Colombia y aquí en Bolivia, fueron personas tan respetuosas que jamás se les hubiera ocurrido la más remota idea de invadir a nadie, porque el pensarlo simplemente es ridículo e imposible.

El odio agresivo contra la figura del Che en esta época tiene otra explicación: Hace ya años lo denunciamos, cuando una multitudinaria y enardecida muchedumbre, encabezada por jóvenes se hizo presente en la Ceja de El Alto, con la intención de derribar la gigantesca obra de arte que representaba la figura del Che construida con restos de metal, al no lograrlo simplemente de manera simbólica decidieron prenderle fuego, como un mensaje de su inconformidad con el Gobierno de Evo Morales que tenía para entonces muchas denuncias de corrupción y por incumplir promesas que en sus campañas había asumido con los vecinos de la Ciudad; es decir, como los masistas se llenaban la boca hablando del Che, las personas relacionaron la imagen del guerrillero con un gobierno que cuestionaban. Ahora, este año 2017 los bolivianos hemos sido testigos de cómo la prepotencia política es la que gobierna, de actos de corrupción que se han venido sumando año tras año, de desfalcos, de escándalos de todo tipo que van desde tráfico de influencias, malversación de fondos públicos, vínculos con el narcotráfico, incumplimiento de acuerdos y leyes, de la falta de respeto al juego democrático y la decisiones mayoritaria que se opone a una reelección más del actual Presidente, etc., situación que ha sido desbordada por el cansancio y decepción que identifica -a falta de un referente político que represente al ciudadano común- a un Che Guevara como sinónimo de masismo, porque eso ha logrado el mal gobierno, identificar sus malos actos con la estampa del guerrillero, y son cómplices de esta situación los mismos militantes izquierdistas, los ex-militantes elenos, los asesores cubanos y venezolanos, españoles y un sinnúmero de malvivientes que forman parte de este régimen decadente que malintencionadamente tergiversa un hecho histórico para su conveniencia, siendo que es parte de las luchas del Pueblo Boliviano y que no debería ser utilizada para otros fines tan insanos como los de este gobierno plagado por personajes que nunca creyeron el Che, mucho menos fueron guevaristas, como es el caso de todos quienes forman parte del gabinete empezando por el mismo Evo Morales. Por si acaso y para que no sea mal utilizado aclaro una vez más que tampoco soy Guevarista y jamás creí en la Democracia, pero no soy un oportunista que se aprovecha de la situación para sacar algún rédito político de la situación, como lo hacen desde el partido de gobierno, o qué significa la consigna tan pretenciosa del “El Che vive Evo sigue”, por favor, no es posible tanto descaro, que sinvergüenzas, ustedes señores no tienen la moral suficiente para mirar de frente a nadie, es más aquí cabe utilizar la reflexión de la cc A. Liendo quien afirma que “el mismo Che sería el primero en fusilar a los masistas por corruptos y mentirosos ya que el no perdonaba este tipo de conductas”.

Lo que si tenemos que decir para terminar con este asunto, es que son ustedes señores del MAS, quienes están asesinando por segunda vez al Che Guevara, porque lo hacen despreciable al relacionarlo con su gobierno corrupto y prepotente, porque han optado por mercantilizar y folklorizar un pensamiento y una conducta intachable de él y todos quienes siguieron sus pasos. Son los únicos responsables de asesinar también las esperanzas de las mayorías que buscan vivir mejor, de los jóvenes que no tienen un referente digno que seguir y del retroceso político de nuestro Pueblo porque decepcionan y hacen posible que la gente busque otras opciones que lamentablemente en este momento no son las correctas, también nosotros somos responsables al ser cómplices y permitir que ocurra todo esto sin plantear alternativas, pero todo a su tiempo, llegara el día en que también serán juzgados y pagarán por todo el daño que están haciendo, la historia no perdona y quienes la escriben son los vencedores, es decir los oprimidos destinados a cambiar su suerte; que así sea.

 

Original en http://patriainsurgente.nuevaradio.org/?p=1003 

1 Trackback / Pingback

  1. Red News | Protestation

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


3 × 1 =