La Columna de Jose: 2018

crisis

En lo político, para Yacuiba el 2018 será un año turbulento, sí bien por un lado por lo que se puede concluir la cuestión de los revocatorios de mandatos para las autoridades locales, fracasaran y por consiguiente podrán concluir su mandato, eso no quiere decir que su futuro político y de los referentes de su entorno sea promisorio, el pueblo Yacuibeño ya no quiere saber más de políticos sin compromiso. Por otro lado, el Movimiento Al Socialismo en Yacuiba deberá enfrentar al surgimiento de diversas corrientes ciudadanas que pretenderán el 2020 desplazar a un segundo lugar permanente al partido del Presidente Evo Morales, situación alimentada en el Movimiento Al Socialismo por constantes luchas internas en los movimientos sociales de Yacuiba, desvinculación y desencanto de los sectores campesinos del área rural del municipio por la gestión del Gobernador Regional. La no concretización de los Revocatorio de mandatos, permitirá continuar con el ritmo proyectado de la política de privatizaciones de sus competencias que anunció ya el Gobierno Autónomo Municipal de Yacuiba, que concluyó el 2017 gestando una deuda de más de 40 Millones que deberá ser pagada por el pueblo de Yacuiba, está deuda se origina con la decisión de acceder a un Fideicomiso y destinar los recursos provenientes del mismo a pagar deudas y no producirá ningún despegue de la economía local mediante la obra pública. El 2018, se producirá en Yacuiba el referéndum por la Carta Orgánica Municipal, Proyecto que lamentablemente no responde a los intereses del pueblo y que de seguro despertará el descontento y rechazo correspondiente, los resultados de las urnas de seguro serán capitalizados por la oposición al actual Alcalde, pero lo bueno es que la cuestión de la Carta Orgánica permitirá el surgimiento en Yacuiba de nuevos liderazgos entre la juventud que coincidan en la necesidad de replantear el modelo actual y construir para los Yacuibeños un verdadero pacto social.

En lo económico, para Yacuiba el 2018 será otro año más de austeridad y de recesión financiera. El Presupuesto General del Estado contempla desde ya una disminución con relación al 2017 de los recursos de las Instituciones Públicas en Bolivia. La caída del precio de los hidrocarburos y la disminución prevista para el 2018 en la venta de gas a Brasil y Argentina, situación que ya fue anunciada por el mismísimo Gobierno de Bolivia en noviembre pasado, afectará drásticamente los presupuestos para los programas, planes y proyectos del Gobierno Regional del Chaco, inevitablemente se producirá en el primer trimestre de 2018 un mayor aumento de los despidos y la cesación de contratos del personal dependiente del Gobierno Regional con relación al mismo período del año 2017, en el Gobierno Municipal sucederá lo mismo pero en una menor medida comparativa con el 30% de despidos producidos en el último trimestre de 2017 en ésta institución. Lamentablemente, la cuestión del Gobierno Regional y sus competencias está ligada con el destino de las políticas del modelo extractivista dependiente de la cuestión de los precios de los hidrocarburos que son un recursos no renovable y por lo tanto finito, de nada sirve que los precios internacionales de los hidrocarburos aumenten sí nuestras reservas van en caída, en palabras simples sin la plata del gas no habrá ya como continuar ni con la burocracia y menos con el modelo autonómico Regional en el Chaco Tarijeño. Lamentablemente, la recesión financiera que afecta el presupuesto de la obra pública, seguirá negativamente afectando a la dinamización de la economía local y produciendo la sensación de crisis en los hogares de las familias Yacuibeñas.

(*) El autor, José Luis Claros López es Comunicador Social y Escritor.

1 Trackback / Pingback

  1. Red News | Protestation

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


5 × uno =