Ecuador | Ahora vamos por nuestras reivindicaciones

En Marcha | Nuestro pueblo votó Sí en la consulta, advirtiendo que eso no significaba otorgarle un cheque en blanco, sino que ya debe ponerse a trabajar a favor de los sectores populares.

La consulta popular del pasado 4 de febrero cierra un ciclo en la administración presidencial de Lenín Moreno, caracterizado por una grave crisis política abierta por las denuncias de ilegitimidad de su elección presidencial y por la pugna al interior de Alianza PAIS, extendida a las distintas instituciones y funciones del Estado, que desembocó en la división de la fuerza política que logró la hegemonía política en el curso de la década pasada.

Ese ciclo estuvo acompañado también por una especie de compás de espera de parte los sectores populares en la demanda de que el Gobierno cumpla con sus ofertas de campaña, debido a que ha sido un período en el que el combate a la corrupción protagonizado por los principales funcionarios del anterior gobierno y la exigencia de que varios aspectos de la institucionalidad autoritaria construida por el correísmo se priorizaron, como expresión de la continuidad de un combate iniciado desde mucho antes.

Aunque ese combate a la corrupción –que incluye a ex funcionarios de Correa que inclusive ahora forman parte del equipo de Moreno- y la lucha por desmontar toda esa institucionalidad autoritaria y corrupta continúa, es el momento de poner por delante -con mayor fuerza- la exigencia de que el Gobierno cumpla con sus ofertas electorales y atienda graves problemas sociales como la carencia de fuentes de trabajo, el derecho de la juventud a ingresar libremente a las universidades, la crítica situación en la que se encuentra la seguridad social, el déficit de vivienda, entre muchos otros aspectos.

Nuestro pueblo votó Sí en la consulta, advirtiendo no solo que eso no significaba otorgarle un cheque en blanco, sino que ya debe ponerse a trabajar a favor de los sectores populares. En ese comportamiento político se manifestaron, al menos, tres elementos: el rechazo al correísmo autoritario y corrupto; el anhelo de cambio; y, la expectativa de que el Gobierno actual se diferencie del anterior y cumpla con lo ofrecido. Aspectos que debemos tenerlos en consideración en la aplicación de la política de exigencias e independencia de clase que tenemos definida frente al gobierno de Alianza PAIS.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


catorce + 13 =