Declaración Política de XXVI Campamento Internacional de la Juventud Democrática, Antifascista y Antiimperialista

Universidad Autónoma Chapingo a 5 de Agosto del 2018. En medio de intensas tensiones interimperialistas, como consecuencia de la debilitada economía capitalista a escala mundial; ante el ascenso de políticas fascistas, así como el peligro de guerra que cada día amenaza a todos los pueblos del mundo; la juventud se dio cita en la Universidad Autónoma Chapingo, para levantar la voz por sus derechos y por la paz, contra el imperialismo y el fascismo. Las luchas que viene emprendiendo la juventud desde Filipinas, Hong Kong, Turquía, Argentina, Brasil, Perú, Ecuador, República Dominicana, El Salvador, Canadá, Puerto Rico, Estados Unidos; y desde distintos rincones de México, jóvenes campesinos, indígenas, obreros, mujeres, estudiantes y de distintos sectores populares, nos dimos cita en el XXVI Campamento Internacional de Juventud Antifascista y Antiimperialista, a lo largo de 6 días, con la realización de Paneles, conversatorios, talleres; actividades artísticas, convivencias, discutimos sobre la realidad mundial, compartimos la lucha de los jóvenes, la clase obrera y los pueblos de cada uno de nuestro países. En este proceso, hemos confirmado que ha sido la juventud, una de las principales víctimas de las atrocidades del sistema imperialista, que intensifica la explotación sobre la clase obrera, profundiza su política fascista, racista y xenófoba, expulsa de los espacios educativos a millones de jóvenes; y nos condena a vivir en la miseria con nuestros pueblos.

Por otro lado, hemos constatado que la agresividad imperialista, ha encontrado como respuesta, la movilización y la lucha de los trabajadores, los pueblos del mundo y con ellos la juventud ha combatido en primera fila. Los jóvenes antifascistas, antiimperialistas y democráticos, que hicimos parte de estos eventos, nos reconocemos como parte importante de las luchas que se desarrollan en el mundo, por eso es que asumimos que seguiremos levantando las banderas históricas de la clase obrera, por su emancipación del yugo capitalista. Para alcanzar este objetivo, para impedir la guerra, para derrotar el ascenso del fascismo, y acumular fuerzas por la transformación radical de la sociedad, es preciso, la unidad de toda la juventud, obrera campesina, estudiantil y popular; a los jóvenes nos corresponde fortalecer nuestras organizaciones y las organizaciones de los trabajadores y los pueblos.

¡Por la paz y liberación social, levantemos la unidad y lucha de la juventud!

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


8 − uno =