Los imperialistas preparan nuevas guerras y agresiones

Recientemente voceros del gobierno de Donald Trump anunciaron el nuevo presupuesto para gastos militares, significando que el mismo es el más grande que se haya firmado en toda la historia militar de los EE.UU. Igualmente los gobiernos de países como China y Rusia, por ejemplo han realizado en los últimos años importantes inversiones en el plano militar con el propósito de alcanzar una mejor capacidad de despliegue para los conflictos bélicos que los involucraran de seguro, pues libran una lucha por el reparto del mundo.
En el 2017 el gasto militar a nivel mundial creció 1,1% con respecto al 2016, lo que establece que el 2,2% del PIB mundial se invierte en este sector. En cifras significa un aumento de 1,7 billones de dólares.

Denota esto con claridad cuál es la intención inmediata de los imperialistas que no es otra que promover la guerra de expoliación y saqueo en diversos rincones del mundo con el propósito de apoderarse por vía de la fuerza y la violencia de territorios y recursos, obteniendo así inmensas ganancias que aprovechan en su favor.
Las contradicciones interimperialistas se libran en diferentes escenarios, por ahora uno de los más notorios es el de la llamada “guerra comercial” en las cuales los principales grupos y países imperialistas se valen de mecanismos para imponer sanciones a quienes consideran sus rivales, caso China y EE.UU, estas son aplicadas como aranceles a las mercancías como una manera de proteccionismo que choca contra los intereses de expansión de los grandes monopolios.

Ahora bien, es claro que las contradicciones no se limitaran solo al plano comercial, esto apenas muestra uno de los terrenos dónde se dirimen parte de las contradicciones inter imperialistas; de continuar el ascenso de estas contradicciones entre las principales potencias imperialistas, de seguro se dirimirán en el plano militar, planteando así nuevos escenarios de confrontación que seguirán impactando con sus consecuencias sobre los explotados y oprimidos.

Para los imperialistas las guerras significan una maravillosa oportunidad para realizar sus negocios y obtener inmensas ganancias, pues en estos escenarios de confrontación se valen de diversos mecanismos para imponer su ley utilizando para esto a sus ejércitos mercenarios los cuales se hacen parte de un sistema que promueve y controla actividades como la prostitución, el narcotráfico, el tráfico de órganos y personas entre otras actividades, dónde los más perjudicados son los sectores explotados y oprimidos. Todo esto acompañado de una gran maquinaria propagandística que habla de la justeza de las acciones guerreristas de uno u otro bando, influyendo esto en gran número de explotados y oprimidos que confundidos o engañados ofrecen sus fuerzas para defender los intereses imperialistas.

Pero así como los imperialistas promueven la guerra para obtener grandes ganancias, es necesario destacar que el proletariado ha establecido ejemplo histórico en el cual fortaleciendo su organización ha avanzado abrazando las orientaciones del Marxismo Leninismo, infringiendo duras derrotas al capital, tomando el control revolucionario de la sociedad para construir un Estado de nuevo tipo, el socialista.

He aquí la importancia de que los marxistas leninistas lleguemos a las amplias masas con nuestras propuestas, denunciando el carácter de las acciones imperialistas, desenmascarando sus reales intenciones, aclarando el impacto negativo que estas significan para las mayorías explotadas y oprimidas.

Tal como ocurrió en el marco de la primera y segunda guerra mundial los horrores impuestos a los pueblos por los ejércitos imperialistas, no fueron obstáculos para que estos se organizaran bajo las banderas de los Partidos Marxistas Leninistas y así escribir la historia gloriosa de las revoluciones proletarias, superando así las calamidades de la guerra y haciendo realidad la revolución en favor de millones de seres humanos que se vieron librado del yugo capitalista.

Hoy cuando se desarrollan guerras fratricidas promovidas por los imperialistas en diversas partes del mundo, debemos decir que estamos ante una nueva posibilidad de comprobar una vez más que estamos en la época de las revoluciones proletarias, que para millones de hombres y mujeres la alternativa es la transformación revolucionaria de la sociedad, alcanzar la revolución socialista. Para esto debemos los Marxistas Leninistas multiplicar nuestros esfuerzos, interpretar adecuadamente los momentos que se avecinan y sus contradicciones para poder dirigir las luchas de manera consecuente hasta las últimas consecuencias.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


1 × 1 =