Francia | Lucha para arrancar demandas que hacen la unidad

-Editorial de la Forge Nº 601 (Partido Comunista de los Obreros de Francia)

Lo que Macron quiere que recordemos a partir del 1 de diciembre son las imágenes de autos en llamas, las barricadas erigidas en el borde del Arco de Triunfo, las etiquetas en este edificio y los miles de policías que cargan, están cargados y cargados termina tomando el lugar abanderado.

El oficial de la unión de la policía pide que se restaure inmediatamente el estado de emergencia y se despliegue el ejército en las calles, especialmente frente a los edificios oficiales para poner fin a la “situación insurreccional” que reina en París y en varias ciudades.

En apoyo de esta licitación, las imágenes que circulan en los medios televisivos, los debates y los comentarios inflamados de los “especialistas” del “mantenimiento de la orden” o los movimientos sociales, se convocan para decir si uno es para el día anterior a un “mayo 68”, si los sindicatos están definitivamente fuera de la carrera, barridos por el movimiento de “chalecos amarillos”, o si Macron tiene interés en hacer concesiones o si debe ser “firme”.

Desde Buenos Aires, donde miles de manifestantes gritaron su ira contra el G-20, contra Trump, contra el FMI, Macron reafirmó su deseo de no cambiar de rumbo y denunció a los manifestantes. De vuelta en París, ordenó a su primer ministro que organizara una consulta con todos los partidos representados en la Asamblea Nacional, los “representantes” (¡¿¿??) de los chalecos amarillos, Para demostrar que el gobierno tiene más en cuenta “el organismos intermediarios “y que está abierto a consulta para salir de esta crisis social pero manteniendo el curso de las reformas.

Por lo tanto, podemos esperar que el “punto de convergencia” sea la “condena firme de la violencia”, los responsables de las depredaciones, la reafirmación de los valores de la República y el homenaje a la policía. Veremos si todos los representantes de las partes invitadas se suscriben. Dicho esto, este enfoque es una admisión implícita de fracaso por parte de un presidente y su primer ministro que estaban decididos a imponer la política de combate neoliberal sin dar marcha atrás, siempre avanzando, sin apelar. partidos y “organismos intermedios”, que debían cumplir con la voluntad del ejecutivo. Esta arrogancia había sido criticada en varias ocasiones, especialmente en el momento del caso Benalla, la renuncia de los ministros, en particular la de Hulot, de las confrontaciones con los representantes electos de las autoridades locales, y especialmente debido al grado de descontento y resistencia. se desarrollan, ya sea a nivel de jubilados, jóvenes, trabajadores contra recortes y cierres de empleos, por salarios … La morgue de Macron cuando “entró en contacto” con personas que simplemente dijeron que ya no podían hacerlo, y a quien Macron respondió que no habían entendido correctamente … se había vuelto cada vez más insoportable.

Los portavoces de la comunidad empresarial y los medios de comunicación, que habían llevado a Macron a la presidencia, ya habían criticado su “método”. Hoy, ante la situación creada por el movimiento de los chalecos amarillos y la movilización del movimiento sindical, completamente eclipsado por los medios de comunicación, Macron y Philippe buscan el apoyo de los partidos “tradicionales”, los funcionarios electos, dirigentes sindicales, como los de la CDFT, etc. El 1 de diciembre hubo chalecos amarillos y sindicatos de la CGT. El movimiento de los chalecos amarillos marca la entrada en la lucha social de sectores que, en su mayor parte, no se movilizan o muy pocos, no se reconocen, o poco, en las huelgas y movilizaciones organizadas por los sindicatos, las de los sindicatos. asociaciones sobre temas específicos, o iniciativas conjuntas, sindicatos, asociaciones, partidos políticos… en torno a la defensa de los servicios públicos … La heterogeneidad de este movimiento, de sus componentes, que no puede ganar por sí solo o conducir a las amplias capas de las clases trabajadoras.

La gran mayoría de estas capas son parte de las masas populares. El punto de partida de la movilización, el rechazo del aumento de impuestos sobre el combustible, se amplió rápidamente a otros problemas sociales, un número significativo de los cuales se unen a las demandas del movimiento de lucha sindical, la lucha de las asociaciones que defender los intereses de las capas populares, la lucha de las fuerzas políticas que abogan por una ruptura con el
La política neoliberal de Macron. El 1 de diciembre marca, desde este punto de vista, un paso importante, porque hemos visto, en ambos lados, los esfuerzos para estar juntos, en torno a una serie de reclamaciones.  Grupos significativas de chalecos amarillos se han movido más cerca del movimiento sindical y ha sido capaz de formular quien puede ganarlos. Estos son los que ponemos en “uno” de este periódico (La Forge, No. 601).  Por supuesto, estos contactos, estas conexiones aún son limitadas, pero es el camino a seguir para ganar demandas urgentes, requisitos concretos, vitales para muchas personas. Esto se debe a que es el camino que comenzó a abrirse, localmente, que los principales medios de comunicación han cerrado el apagón a las movilizaciones sindicales del 1 de diciembre, en los cruces que se han hecho, sin ocultar ni las banderas, ni las motivaciones de los sindicalistas, sin hacer concesiones sobre el carácter organizado de la lucha sindical.

La lucha de clases se ha acelerado y el equilibrio de poder dentro de la sociedad está cambiando, con una tendencia a aislar a la minoría de los ricos que aprovechan al máximo el sistema capitalista y a denunciar a quienes lideran la política que los enriquece cada vez más. Los sectores avanzados de la clase trabajadora, los más conscientes, tienen la responsabilidad de trabajar por la unidad en torno a los requisitos comunes, de enraizarlos en el movimiento sindical y laboral, aportando toda su experiencia de lucha, organización y conciencia política y sus convicciones revolucionarias.

Traducción: Tinta Roja (PCR)

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


4 × 3 =