Defender nuestras empresas estatales es defender la Patria

Simón Arancibia R.*

Hoy sale de portada en los periódicos a nivel nacional el escándalo en torno al (mal) manejo de nuestra línea aérea bandera – Boliviana de Aviación BoA, los trabajadores organizados dieron ayer una conferencia de prensa esclarecedora y contundente para denunciar el giro reciente en la dirección de la empresa. Ya hemos denunciado que a partir del Ministerio de Obras se ha nombrado en los principales cargos de dirección aeronáutica del país a ex directivos de la empresa privada Amaszonas. Según la denuncia realizada por los trabajadores, la gerencia de BoA ha descartado importantes rutas y horarios del eje central del país por no ser “rentables” mientras la empresa Amaszonas ha ampliado sus servicios en los horarios y rutas por la estatal, ¿cómo puede ser rentable para una empresa y no para otra?

Tenemos una sombría historia reciente de asalto a nuestros recursos nacionales, con los procesos de privatización-capitalización entre 1985 y 2005, Lloyd Aéreo Boliviano (LAB) que fue en su momento punta de lanza en el mercado regional terminó siendo desmantelado en medio de corrupción, estafas, promesas incumplidas, deudas sociales que hasta ahora no han sido canceladas. Al visitar el Aeropuerto Internacional Jorge Wilstermann en Cochabamba presenciamos un cementerio de aviones, cáscaras abandonadas de otrora empresa bandera nacional.

Repitiendo el discurso de la capitalización, en la que “todos los bolivianos” eran dueños de las empresas mediante las AFPs que tenían una participación accionaria del 50%, hoy los candidatos de la reacción plantean que todos los bolivianos deben tener una participación accionaria en las empresas nacionales. Mientras el gobierno de Añez se esmera en una campaña de desprestigio a las empresas estatales, argumentando su supuesta ineficacia.

¿Por qué los comunistas defendemos las empresas estatales? En primer lugar, cabe aclarar que una empresa estatal no es sinónimo de socialismo, en países capitalistas existen empresas estatales y no cambia en nada la base de las relaciones de producción capitalistas. El salto cualitativo que imprime un carácter socialista yace en el ejercicio del poder popular en la toma de decisiones, en no sólo estatizar sino socializar los medios de producción.

Defendemos las empresas estatales porque son conquista del pueblo boliviano, frente a la intención de la oligarquía financiera de volver a privatizar y saquear nuestros recursos. Nuestra defensa a las empresas estatales no pretende en ningún momento encubrir malos manejos, actos de corrupción, malversaciones realizadas por este o el anterior gobierno (MAS), pues luchamos para que la gestión de estas empresas esté a cargo de los trabajadores no así de burócratas del gobierno de turno.

La oligarquía golpista en pocos meses busca arrebatar hasta la última miga de lo que queda del Estado Boliviano, siguen con precisión el mandato dictado desde Washington. El pueblo boliviano hemos demostrado una y otra vez que nadie podrá arrebatarnos nuestra dignidad, sabremos defender nuestras empresas nacionales frente a la oligarquía anti-patria que asaltó el Palacio Quemado.

<iframe src=”https://www.facebook.com/plugins/video.php?href=https%3A%2F%2Fwww.facebook.com%2FTeleCnoticias%2Fvideos%2F221584459028071%2F&show_text=0&width=560″ width=”560″ height=”315″ style=”border:none;overflow:hidden” scrolling=”no” frameborder=”0″ allowTransparency=”true” allowFullScreen=”true”></iframe>

*Miembro del Buró Político del Comité Central del PCR

 

 

 

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


dos + 14 =