Tinta Roja No. 17

Descargar Tinta Roja 17

El desarrollo de las protestas populares durante el mes de agosto, que empezaron bajo la consigna de “¡Elecciones Ya!” exigiendo el respeto a la fecha fijada para los comicios (6 de septiembre) terminó con una bandera de lucha que unía el sentir de los distintos sectores sociales golpeados por a crisis política, socio-económica y sanitaria: “¡FUERA AÑEZ!”. Los intentos de Evo desde Buenos Aires de “orientar” la lucha, argumentando que expulsar a Añez del Palacio Quemado provocaría una mayor postergación de las elecciones y que la consigna debía limitarse a la negociación de la fecha de comicios, resultaron en un rechazo generalizado de las bases autoconvocadas en todo el país (incluso en los medios como la Radio Kawsachun Coca).


Las declaraciones públicas de dirigentes obreros, vecinales y campesinos acusan (de forma justa y correcta) a los asambleístas del MAS de traidores por su negociación y aprobación de la Ley que establece elecciones para el 18 de octubre; acto seguido la alta dirigencia de la COB y del Pacto de Unidad declaran un cuarto intermedio hasta el 18 de octubre, dejando sólos a los sectores movilizados. Desde el movimiento popular hay dos fenómenos importantes: la ruptura de un sector importante del movimiento popular con el MAS y la profundización de los quiebres de las bases con las cúpulas de dirigentes burocratizadas. Hoy más que nunca la izquierda revolucionaria tiene que impulsar junto a las bases organizadas la recuperación de la independencia sindical al servicio de las luchas sociales.


Agosto nos deja una serie de lecciones importantes que serán claves para enfrentar los próximos combates contra el imperialismo y sus lacayos, destacamos dos:
1) Las agresiones de parte de grupos paramilitares fascistas contra el pueblo movilizado nos obligan a reforzar nuestros propios mecanismos de defensa como clase.
2) No basta con plantear que se vaya Añez y su gobierno para que venga otro de la misma calaña a tomar la posta como en 2003; la construcción de nuestra alternativa democrática, popular y de liberación nacional es una necesidad urgente.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


1 × 2 =