Tinta Roja | Órgano del Partido Comunista Revolucionario (PCR) Bolivia

18 DE OCTUBRE: VICTORIA POPULAR SOBRE LA OLIGARQUÍA GOLPISTA Y FASCISTA

CONSTRUYAMOS JUNTO AL PUEBLO UNA ALTERNATIVA DEMOCRÁTICA, POPULAR Y DE LIBERACIÓN NACIONAL

El golpe de Estado fascista y oligárquico de noviembre de 2019 instauró un régimen reaccionario, pro-imperialista y neoliberal en Bolivia que en 11 meses ha cumplido con una agenda de endeudar al país, sabotear las empresas estatales, atacar a la clase trabajadora con despidos masivos, entregar nuestros recursos estratégicos al imperialismo y masacrar al pueblo. Las luchas populares a la cabeza de la Central Obrera Boliviana y el Pacto de Unidad dieron como resultado la convocatoria a elecciones para el 18 de octubre. Desde el golpe hasta las elecciones el MAS-IPSP mediante su bancada legislativa y sus burocracias sindicales se ha encargado de negociar con el régimen, traicionando una y otra vez al pueblo movilizado.

El régimen ha hecho un proceso electoral a su medida, el Presidente del Tribunal Supremo Electoral, Salvador Romero, es un agente del imperialismo con antecedentes de consultar con la embajada yanqui ¿qué hacer? Cuando ejerció el mismo cargo hace 15 años, fue operador de la NED para el fraude electoral en Honduras luego del golpe de Estado de 2009 en ese país. El Tribunal Electoral ha depurado a decenas de miles de ciudadanos en Argentina, Brasil y Chile (migrantes de origen popular), ha cambiado de forma arbitraria los recintos electorales y ha encargado la custodia de actas a las fuerzas represivas. De forma inédita no se contó con un sistema de conteo rápido (se suspendió horas antes de la votación), y las encuestas de boca de urna salieron 4 horas después de lo anunciado. El régimen ha rayado la cancha y ha puesto el árbitro, pero pudo más la voluntad del pueblo boliviano.

La mayoría aplastante, más del 55% con una ventaja mayor al 25% que da por ganador al binomio Arce-Choquehuanca en primera vuelta, con mayoría en ambas cámaras de la Asamblea Legislativa, ha sido un voto contra el fascismo, contra el conservadurismo y contra el ultraje del pueblo, no ha sido en su totalidad un voto orgánico y comprometido con el MAS-IPSP o sus candidatos. La victoria electoral no es propiedad de un partido electoral, sino de los pueblos de Bolivia resueltos a no ser sometidos por la oligarquía fascista, racista y antipatria que usurpó el poder estatal hace 11 meses. Al reconocer la victoria del MAS-IPSP en primera vuelta, el régimen de Añez reconoce que a pesar de sus intentos malintencionados no pudo contener el amplio margen de diferencia, a la vez intenta contener la crisis con una salida electoral ante el riesgo de movilizaciones populares.

Desde ya se organizan grupos paramilitares al mando de la oligarquía financiera y agroindustrial para desconocer los resultados electorales. Este escenario recuerda a las condiciones del país entre 2006-2009, una lucha abierta y manifiesta entre el bloque popular y la oligarquía, cargado además de regionalismo y racismo. En 2009, el MAS-IPSP optó por el camino de la conciliación, pactó en el Senado el texto constitucional pisoteando la voluntad de la Asamblea Constituyente y generó acuerdos de convivencia con la oligarquía que duraron cerca a una década. Luego de los resultados electorales tanto Evo Morales como Luis Arce han planteado en sus discursos la necesidad de la unidad nacional, de trabajar con el sector empresarial y de reconciliación. Los gérmenes fascistoides que en 2008-09 fueron dejados intactos (Unión Juvenil Cruceñista, Juventud Kochala, etc) e incluso en parte se incorporaron a las Juventudes del MAS, fueron la punta de lanza del golpe de Estado de 2019. Los grupos económicos que fueron beneficiados durante los 14 años del gobierno de Morales, no sólo impulsaron el golpe sino que fueron piezas claves del gabinete de Añez.

Las masacres de Sacaba y de Senkata no pueden quedar en el olvido. Nuestros mártires por la libertad, por la soberanía, por la dignidad, por la democracia claman por justicia. No puede existir impunidad de ningún tipo. Los responsables intelectuales y materiales deben enfrentar juicios de responsabilidad. Los daños económicos al Estado, las violaciones a derechos humanos, el pisoteo a la soberanía nacional de los últimos 11 meses deben ser reparados y sus responsables ajusticiados. Los criminales que han sido absueltos de forma irregular, como Leopoldo Fernandez (responsable de la Masacre del Porvenir), Manfred Reyes Villa, Mario Cossío, Branko Marinkovic y tantos otros deben enfrentar la justicia por sus actos. Debemos aprender de los errores de 2008-09: No se negocia con el fascismo, no se concilia con el fascismo, se lo vence y se lo aplasta.

Para enfrentar crisis económica que hoy azota al país no bastan impuestos para los más ricos, se los debe expropiar las grandes industrias, agroindustrias, minas y bancos que lucran con la sangre y el sudor del pueblo trabajador. Se debe aplicar la Ley de Empresas Sociales, todas aquellas empresas cerradas o con despidos masivos deben pasar bajo el control de los trabajadores. Al gobierno de Arce le quedan algunas disyuntivas claras: ¿quién pagará la crisis, el pueblo o la oligarquía? ¿Confiará en el la fuerza del pueblo movilizado o seguirá conciliando con la oligarquía golpista? ¿Aprenderá de los errores o los repetirá?

Desde ya los comunistas bolivianos planteamos de forma clara y contundente, no somos ni seremos parte del gobierno de Arce; que los revisionistas de distintas calañas hoy se constituyan en cola de furgón como lo hicieron antes, justificando su oportunismo con una lírica de izquierda no implica que nosotros entremos al mismo juego.

Sin embargo, los sucesos del último año nos deben llevar a una profunda reflexión crítica y autocrítica en torno al papel de la izquierda revolucionaria, desde una óptica de lucha de clases, en contextos de gobiernos social-reformistas. Nuestro enemigo principal está más claro que nunca: la oligarquía al servicio del imperialismo, ya nos ha demostrado su esencia golpista, fascista y racista. Conocemos las limitaciones del MAS-IPSP, su esencia de conciliación, su nefasto actuar dentro del movimiento popular, como también las contradicciones internas entre las estructuras del MAS y raíces del IPSP que sin duda se ahondarán en los próximos meses.

El Partido Comunista Revolucionario seguiremos impulsando la construcción del Frente de Liberación Nacional (FLN), el instrumento político de los trabajadores de la ciudad y del campo, de las mujeres, de la juventud estudiosa y trabajadora, de los pueblos indígenas, de los profesionales comprometidos, unidos bajo los principios de lucha por la soberanía y la liberación nacional, antiimperialistas, antifascistas, antipatriarcales y anticapitalistas. Mantendremos nuestra lucha por la recuperación de la independencia sindical clasista de nuestras organizaciones populares, para que estén al servicio de las luchas populares y para que la dirigencia no se someta a la patronal ni al gobierno de turno. Avanzaremos en todos los espacios, combinando todas las formas de lucha, para demostrar que la izquierda revolucionaria junto los trabajadores y campesinos somos una alternativa real para nuestro país.

La derrota electoral del golpismo no supone de ninguna manera una derrota definitiva de los intereses políticos y económicos de la oligarquía fascista y golpista, así como tampoco supone una instauración de la democracia popular, se mantienen intactas las fuerzas represivas del Estado. Debemos redoblar los esfuerzos para fortalecer el Partido y el Frente, para reforzar nuestras organizaciones populares y tener claro el horizonte de construcción de una verdadera alternativa popular.

¡LAS MASACRES DE SACABA Y SENKATA NO SE OLVIDAN NI SE PERDONAN! ¡JUSTICIA!

¡LA CRISIS QUE LA PAGUEN LOS RICOS, NO EL PUEBLO!

¡CONSTRUIR EL FRENTE DE LIBERACIÓN NACIONAL COMO ALTERNATIVA POPULAR!

La Paz, 23 de octubre de 2020

Buró Político del Comité Central

Partido Comunista Revolucionario (PCR) Bolivia

1 comentario en “18 DE OCTUBRE: VICTORIA POPULAR SOBRE LA OLIGARQUÍA GOLPISTA Y FASCISTA”

  1. Oswaldo Palacios J.

    Un saludo afectuoso y fraterno para nuestros camaradas del Partido Comunista Revolucionario de Bolivia y los integrantes del Frente de Liberación Nacional como organizaciones representativas del pueblo boliviano que acaba de conquistar una gran victoria ejemplar, digna y valerosa para los pueblos del mundo.
    Desde el Ecuador en la mitad del mundo, los comunistas y los sectores avanzados de los trabajadores y los pueblos saludamos esta trascendente victoria, a nombre del Partido Comunista Marxista Leninista del Ecuador, de sus militantes y dirigentes y personalmente como Vocero Nacional del Partido

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecisiete + cinco =