Tinta Roja | Órgano del Partido Comunista Revolucionario (PCR) Bolivia

JOVEN GUARDIA | #NiUnaMenos

El 25 de Noviembre salimos a las calles, levantando las banderas de justicia, igualdad y respeto antes los actos atroces que se vienen dando en el país y el mundo en referencia a la violencia contra la mujer.


En lo que va el año son 105 casos de feminicidio en Bolivia que se conocen pero nos preguntamos ¿acaso esta es la cantidad real? ¿Cuántas mujeres sufrieron y aún sufren violencia en este tiempo de pandemia? ¿Podemos afirmar que esta violencia solo sucede entre parejas o es también entre los padres y hermanos de ellas? Realmente no son preguntas ilusas que las respuestas suceden en nuestra imaginación. La violencia no solo viene en la familia sino también de parte del estado, la policía que en vez de ofrecer protección y seguridad viola, mata y para ellos no existe condena por el hecho de tener influencias dentro de la injusticia nacional y es así como varios casos quedan en la impunidad y el sufrimiento eterno de los familiares.


El acoso a las mujeres hoy en día suceden en las calles, las escuelas, los comercios, solo por la excusa de llevar ropa ajustada o tener un escote… en realidad es solo por ser mujer. Se aprueban leyes de protección a la mujer pero son mínimos aquellos que cumplen una condena por los actos cometidos, el gobierno no hace nada y sigue de brazos cruzados mientras día a día se mata, secuestran, humilla, violenta a la mujer, sucediendo también abusos a nuestra integridad con toqueteos, silbidos, palabras obscenas, “inocentes” miradas o expresiones coquetas, estas obscenidades no solo quedan allí, también suceden con aquellas “obligaciones” de cocinar, mantener la casa limpia y respetar al padre solo por el hecho de haber nacido mujer.


Al vivir en una sociedad machista con mucha falta de educación es un motor principal para que la violencia se acrecenté y no sea frenada, es una excusa que se dice solo debemos callar.

La tarea que nos deja el camarada Lenin es:

¡Abajo esas mentiras! Abajo los mentirosos que hablan de libertad e igualdad para todos mientras existe un sexo oprimido, mientras existan clases opresoras, mientras existe la propiedad privada del capital y las acciones, mientras existe gente rica que utiliza sus excedentes de cereales para esclavizar al hambriento. Nada de libertad para todos, nada de igualdad para todos, sino lucha contra los opresores y los explotadores, eliminación de toda posibilidad de oprimir y explotar. ¡Esa es nuestra consigna!
¡Libertad e igualdad para el sexo oprimido!
¡Libertad e igualdad para los obreros y para los campesinos trabajadores!
¡Lucha contra los opresores, lucha contra los capitalistas, contra los kulaks especuladores!

Lenin


Es por eso que nuestra real obligación es levantar las banderas contra la opresión patriarcal y machista, levantar nuestras voces y silenciar nuestro silencio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

19 + quince =