Tinta Roja | Órgano del Partido Comunista Revolucionario (PCR) Bolivia

China, país capitalista-imperialista

Publicamos a continuación una tercera parte del artículo En China se consolida el capitalismo, no el socialismo, (Revista Política Nº 33), que describe elementos claves para entender que en ese país dominan las formas capitalistas de producción y hay una poderosa burguesía que controlar el poder. Por limitaciones de espacio, no se ha publicado el artículo completo.

Profundización del camino capitalista[…] En el curso de las últimas cuatro décadas, la adopción de reformas pro capitalistas siempre han sido cobijadas con propuestas «innovadoras» que, según su trascendencia, han sido catalogadas con las categorías de «teoría” o “pensamiento». El último congreso de los revisionistas chinos decidió reformar la Constitución del Partido y «glorificar» el «Pensamiento de Xi Jinping sobre el socialismo con características chinas para una nueva era». […] «El pensamiento de Xi es el último logro y el último nivel de la práctica marxista, escribirlo en la Constitución muestra la autoridad del pensamiento de Xi, que exige al Partido obedecer y promover el desarrollo de la teoría», señala Cai Zhiqiang, profesor de la Escuela del Partido del Comité Central del PCCh.La última reforma a la Constitución del Partido que al respecto se hizo se produjo en 12º Congreso del PCCh en 1982, en la que –según la versión oficial «se corrigieron los errores de ‘izquierda’ y se estableció la construcción económica para la modernización socialista como el centro del trabajo del Partido». Es la época de Den Xiaoping que introdujo una serie de reformas de contenido capitalistas. En 1997 se estableció la «Teoría de Deng Xiaoping» como la teoría rectora del PCCh; en el año 2002 la Teoría de las Tres Representaciones y en el 2007 la Perspectiva Científica sobre el Desarrollo.La teoría de las Tres Representaciones, acuñada por Jiang Zemin habla de «dar un paso adelante en el camino socialista» incorporando los llamados «sectores emergentes de la sociedad: empresarios, capitalistas y clase media». Las clases emergentes de las que hablaba en ese entonces Jiang Semin eran los nuevos empresarios, financistas, que según él son «constructores, junto con otras esferas sociales, del socialismo con características chinas», eufemismo con el que se oculta la presencia del capitalismo. Bien puede decirse que esa teoría es una prolongación de la teoría de Deng Xiaoping: «Un país, dos sistemas».

«El Partido debe siempre representar las inquietudes del desarrollo de las fuerzas productivas avanzadas de China, representar la orientación del desarrollo de la cultura avanzada de China, y representar los intereses fundamentales de la mayor parte de la población de China», señaló Jiang Zemin en el XVI Congreso Nacional del PCCh al argumentar su teoría. Este planteamiento constituye la base ideológica que permitió la incorporación de muchos empresarios al PCCh, expresa el abandono total del carácter de clase que debe tener un auténtico partido comunista –lo que no llama la atención que lo hagan y también el abandono del principio de la lucha de clases. […] Las inclusiones en la Constitución del PCCh, dicen, constituyen «una gama de nuevas ideas, ideas y estrategias presentadas por el Comité Central del PCCh con Xi como núcleo… que incluyen el papel decisivo de las fuerzas del mercado en la asignación de recursos…», lo que deja en claro que la esencia del pensamiento Xi es el liberalismo económico.[…]

Tan afirmado está el capitalismo en China que en el mismo informe se reconoce que el Comité Central ha debido tomar medidas para «rectificar», entre otros comportamientos, el hedonismo y la proclividad al derroche y a la suntuosidad, expresiones típicas de una sociedad burguesa.Capitalismo y chovinismo[…] El chovinismo nacionalista lleva a Jimping a hablar de la «chinización» del marxismo. «El pensamiento sobre el socialismo con peculiaridades chinas de la nueva época –señala en el Informe …es el fruto más reciente de la chinización del marxismo…». La chinización del marxismo no es más que la etiqueta con la que buscan justificar el abandono total al marxismo, no es ningún desarrollo de éste en las nuevas condiciones en las que vive el mundo. Tanto es así que, a la par que plantean semejante «adelanto», insisten que el socialismo solo puede desarrollarse con la reforma y la apertura (reforma capitalista y apertura a capitales privados y extranjeros), y que es necesario «erradicar decididamente todas la ideas y conceptos anacrónicos»y tener «una visión completamente nueva y en estrecha combinación con las nuevas condiciones de nuestro tiempo y las nuevas exigencias de la práctica». Es decir, para los revisionistas chinos el marxismo leninismo es anacrónico.La historia del movimiento comunista y revolucionario internacional recoge varios momentos en los que el revisionismo ha escondido o intentado justificar su traición a los ideales marxista leninistas bajo el criterio de las particularidades locales.

Así actuaron: Tito con su “autogestión yugoeslava”, los revisionistas eurocomunistas, los norcoreanos con el endiosamiento de la «idea Juche» (Zuche).Independiente de que el PCCh haga algún esfuerzo por decir que supuestamente sigue por los linderos del marxismo leninismo, toda su práctica y las orientaciones definidas en su último congreso señalan lo contrario. Miremos algunas líneas de acción fijadas en éste, que solo pueden llevar a consolidar un capitalismo ya existente:• Aceleración del perfeccionamiento del régimen de la economía de mercado socialista… hay que centrarse en la mejora tanto del sistema de los derechos de propiedad como de la distribución mercadizada de los elementos de producción…• Hay que profundizar la reforma de las empresas estatales, desarrollar la economía de propiedad mixta y conformar empresas de primer orden mundial globalmente competitivas…..respaldar el desarrollo de las empresas no públicas y activar el vigor de todo tipo de agentes del mercado• Hay que profundizar la reforma del sistema mercantil, desmantelar el monopolio administrativo, prevenir la monopolización del mercado, acelerar la reforma tendente a la mercadización de los precios de los elementos de producción, flexibilizar las restricciones para el acceso al sector servicios y perfeccionar el régimen de supervisión y control del mercado……profundizaremos la reforma del sistema de tierras rurales y mejoraremos el sistema de separación de los “tres derechos” [de propiedad, de contratación y de gestión] de las tierras contratadas. (Es decir, se afirma la propiedad privada sobre la tierra).

Otorgaremos una mayor autonomía reformadora a las zonas experimentales de libre comercio y exploraremos la construcción de puertos francos. Hay que innovar las modalidades de inversión en el extranjero…No hay duda alguna que el capitalismo se encuentra enraizado en China; pero no todo está perdido, los trabajadores y los pueblos de ese país tienen la tarea de organizar y llevar a la victoria una auténtica revolución proletaria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *